jueves, 30 de abril de 2015

El sentido del sufrimiento

Ya lo leí como tesis doctoral, pero no había dejado aquí constancia de que salió en forma de libro, revisado, este estudio de Susana Miró: Aprender a fuego. El sentido del sufrimiento en Flannery O'Connor (Madrid: Universidad Francisco de Vitoria, 2012).
No es un estudio 'literario' (aunque también): es un estudio de antropología a partir de una obra literaria, la de FO'C, en la que la cuestión del sufrimiento es clave, desde el punto de partida biográfico (una escritora en continuo y real peligro de muerte, con una enfermedad tremenda) y desde las posibilidades narrativas, explotadas a fondo por ella.

viernes, 24 de abril de 2015

Una lectura en voz alta

Hace unas semanas, vi que enlazaban a un audio de una lectura pública de uno de los relatos de FO'C: Todo lo que asciende tiene que converger, por Estelle Parsons, en una emisora pública de Nueva York.
Me lo bajé y este domingo lo oí con el texto delante: era muy interesante observar cuándo (un montón de veces), cómo (a carcajadas) y en qué lugares en particular se reía la gente. Todo eso hasta las últimas páginas, donde pasamos a una lectura angustiosa del tremendo final.
Gran experiencia. El audio ya no está en la red, pero yo lo tengo para quien lo quiera.

Y buscando a ver, resulta que el día 22 hubo una lectura de  Jill Eikenberry y Stephen Colbert de ese mismo relato la primera y de El escalofrío interminable el segundo.
Mucho me gustaría oírles leerlos, pero no parece que esté disponible el audio.

sábado, 4 de abril de 2015

Prólogo de Giroux

Behind her soft-spoken speech, clear-eyed gaze and shy manner, I sensed a tremendous strength.Han puesto en línea el prólogo que hizo Robert Giroux, editor de FO'C, a The Complete Stories: cuenta ahí lo que le escribió Paul Engle de la primera veces que se encontró con ella en Iowa: no le entendió ni palabra a Flannery.
También cuenta cómo la conoció, presentada por Robert Lowell: «Behind her soft-spoken speech, clear-eyed gaze and shy manner, I sensed a tremendous strength». Ambos fueron padrinos de una hija de los Fitzgerald, luego monja. Habla también de sus relaciones con Thomas Merton.