domingo, 26 de octubre de 2014

Y más de la correspondencia con Brainard Cheney: Irlanda

«I've had notes from Ashley [Brown] which indicate he is surviving the Irish» (7).

«Let us hear how you stand the Irish»* (97)
-[de Brainard Cheney] «We'll bring you a report on the Auld Sod and your kin» (99).
-Siguiente carta de FO'C: «This is just to inquire if you got away from the Irish safely».
*n. 1 The Cheneys vacationed a month in Ireland.

«Here is the Irish constitution back»* (105).
*n 1 Brainard Cheney «had read the Irish Constitution and had left his copy with O'Connor to read».

En el plan de viaje a Lourdes iban a pasar por Dublin: «We are to stop in Dublin, London, Paris, Lourds, Rome, and Lisbon» (62).
-«The doctor said I couldn't go on the pilgrimage-too much-7 places in 17 days» (67).
Solo fueron a la casa de los Fitzgerald en Italia, a Lourdes y Roma.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Emory compra parte del archivo familiar

En el New York Times informan de que la Universidad de Emory ha comprado a la familia de FO'C treinta cajas de materiales que conservaban de ella.

Me emociona que entre ellos estén 630 cartas a su madre: espero que sea el camino para que se publiquen cuanto antes. También han comprado cartas y otros materiales de su relación con los Fitzgerald. Un festín.

Anuncian además que la van a poner en la esquina de los poetas americanos de una catedral episcopaliana, que ha imitado lo de Westminster. No sé si a ella le haría mucha gracia, pero es señal de cómo es de reconocida en América.

En el NYT ponen, entre otras, esta foto:

domingo, 28 de septiembre de 2014

Los McCown

[pdf] Un artículo excelente  de Benjamin B. Alexander (que va a publicar además las cartas), sobre dos jesuitas, los hermanos McCown, que se llevaban muy bien con FO'C. Es muy significativo lo que cuenta de la evolución posterior de estos.

Y ya que estamos, su reseña (pdf) sobre la biografía de Gooch, donde habla además del Congreso de Roma de 2009.

domingo, 3 de agosto de 2014

De la correspondencia con Brainard Cheney

Hoy se celebra el 50 aniversario de la muerte de Flannery O'Connor. Hoy hay una misa en la catedral de Savannah por ella.

Este artículo de Adrian Straley merece la pena.

Yo pongo como homenaje estos pasajes de su correspondencia con Brainard Cheney:
Robert Lowell dice que es una santa, pero el hecho es que es propenso a las extravagancias.
«Cal [=Robert] Lowell says she is a saint, but then he is given to extravagance» [del prólogo, x, una carta a Brainard Cheney de Caroline Gordon Tate].

Sobre por qué su familia sigue siendo católica, a pesar de todo: Sospecho que una combinación de Caridad y de escrúpulos, pero no sé.
You find the Catholic sides of your family sluffing off through the children's marryings outside the Church and whatnot and wonder what keeps the main line standing. I suspect a combination of Charity and the scruples but I don't know (6).

Su número de teléfono era 2-5335 (40).

Sobre la adaptación en televisión de The Life you Save... protagonizada por Gene Kelly, cuenta que otro anuncio lo describía como "la historia de amor pueblerina de Flannery O'Connor".
«another announcement described it as "Flannery O'Connor's backwoods love story"» (48).

Cuenta una invitación que le hicieron de la Georgia Writers' Association. La rechazó dos veces. Y luego dijo: Flannery, querida, ¿has llegado al nivel de aceptar pago por tus charlas? "Ah, sí", digo yo, "hace mucho". "Bien", dice, "te pagaremos". Yo lo rechacé.
 «She then said, "Flahnury, deh, have you reached the stage where you accept pay for your talks?" "Oh yes," says I, "long ago." "Well," she says, "we will pay you." I declined» (103).

No puedo sino pensar que después de que el polvo del combate se haya asentado (en 50 años, digamos) nos encontraremos tan segregados como antes, aunque unidos más precariamente - supongo que más o menos según el modelo de segregación rechazada pero existente de hecho del Este.
«I can't but believe that after the dust of battle has settled (say fifty years hence) we will find ourselves about as much segregated as ever, though more precariously united-I take it something after the pattern of denied-but-de-facto segregation they have in the East» ([October 7th, 1962] (157).

sábado, 19 de julio de 2014

Una entrevista a William Sessions

En la revista italiana Tempi sale una entrevista a William Sessions excelente. Para más alegría, anuncia que sale por fin su biografía, a finales de este año (aunque me lo creeré cuando la vea).

Esto es lo que cuenta de su amistad con ella:
Parlavamo molto di teologia, seduti davanti al porticato di casa sua. Io spesso mi stendevo sull’amaca. Lei aveva già letto tutto – Peguy, Bernanos, Mauriac… – e sapeva spiegarlo, traducendo quello che leggeva nella vita di tutti i giorni. Quello che mi piaceva di più, però, era la sua simpatia: raccontava storie, scherzava. Parlare con lei era bellissimo. Mi ricordo che affibbiava nomignoli a tutti, anche al vescovo di Savannah, per prenderlo in giro. Lo faceva anche con me.

lunes, 23 de junio de 2014

Brainard Cheney

The Correspondence of Flannery O'Connor and the Brainard Cheneys, Edited by C. Ralph Stephens, University Press of Mississippi, Jackson, 1986 [en Google Books en parte]

He releído este libro con mucho interés, aunque ahí se ve bien, por comparación con la selección de cartas de The habit of being, que cuando no se selecciona, el contenido es menos denso, aunque para flannerófilos siempre interesante.

Este matrimonio conoció a Flannery a través de Caroline Gordon y sobre todo él, que le sacaba 25 años y había publicado ya varias novelas, se convirtió en su discípulo y admirador. Este es el último párrafo de lo que escribió en el obituario que le hizo:
It is much too early to attempt any ultimate assessment of Flannery O'Connor's work. There is as yet but limited understanding of this original, powerful, and prophetic writer. But the prophet is not expected to wait on the fulfilment of his prophecy. In her own words, "The creative action of the Christian's life is to prepare his death in Christ." And this, I feel sure, she did (214).

jueves, 12 de junio de 2014

sábado, 7 de junio de 2014

Srigley sobre la ética de la responsabilidad

Srigley, S. Flannery O'Connor's Sacramental Art, Notre Dame, Indiana, 2004, 3:
El novelista profética tiene una importante función que cumplir y al asumir ese título para sí, Flannery O'Connor estableció los parámetros de su propia responsabilidad como artista. Ella misma se sentía responsable ante sus lectores, la verdad y el bien de la obra hecha: el bien que refleja a Dios en el arte. El acto sacramental de crear algo bueno que exprese, en circunstancias concretas, la belleza divina de Dios es lo que la empuja como artista. La visión profética, teológica y artística de O'Connor se dirige a unificar lo físico y lo espiritual, es decir, el mundo sensible vivido y la realidad invisible misteriosa que está eternamente presente.
The prophetic novelist has an important role to play, and by assuming this title for herself FO'C sets the parameters for her own responsibility as an artist. She felt herself accountable to her readers, to truth, and to the good of the work made –the good that reflects God in art. The sacramental act of creating something good that expresses, in concrete circumstances, the divine beauty of God is what compels her as an artist. O'Connor's prophetic vision, theological and artistic, is directed toward drawing together the physical and the spiritual; that is, the lived sensible world and the mysterious unseen reality that is eternally present.
Expresado negativamente en Los violentos lo arrebatan:
Y ese es el modo en que debería ser en el mundo -nadie debiéndole a nadie nada
And that's the way it ought to be in this world –nobody owing nobody nothing (51). 
La elección del diablo es la contraria de la que hace Flannery O'Connor. Eso lo que le acaba ocurriendo al protagonista: de huir de la responsabilidad a afrontarla.
Hay un conflicto entre la idea de que los seres humanos son interdependientes y por ello responsables unos de otros (incluidos los muertos, criminales e idiotas) y la de que son seres humanos individuales autónomos sin responsabilidad con nadie: eso está en el centro de la ficción de Flannery O'Connor (5).