viernes, 8 de octubre de 2010

Un pasaje de The train

De ese cuento, aparte de una mención a un vendedor de biblias, me gustó encontrarme con un personaje que precede a la abuela de Un hombre bueno y a Ruby de Revelación: señora que viaja a Florida, confianza en lo que dice y alegría de hablar y de oírse:
Dijo que pensaba que iba a nevar. Dijo que su marido la había llevado a la estación y que dijo él que si no nevaba antes de llegar a casa, que le iba a sorprender. Le quedaban diez millas de viaje: vivían en las afueras. Ella iba a Florida a visitar a su hija. Nunca había tenido tiempo de hacer un viaje a un sitio tan lejos. Del modo en que pasaban las cosas, una detrás de la otra, parecía como que el tiempo pasaba tan rápido que no podías decir si eras mayor o joven. A ella le parecía como que el tiempo la hubiera estado engañando, yendo el doble de rápido cuando estaba dormida o no podía prestarle atención.
She said she thought it was going to snow. She said her husband had driven her down to the station and he said if it didn't snow before he got home, he'd be surprised. He had ten miles to go; they lived in the suburbs. She was going to Florida to visit her daughter. She had never had time to take a trip that far off. The way things happened, one thing right after another, it seemed like time went by so fast you couldn't tell if you were old or young. She looked as if it had been cheating her, going double quick when she was asleep and couldn't watch it.