jueves, 12 de noviembre de 2009

FO'C explica A good man is hard to find

HB 389-90 [Carta a John Hawkes 14.04.60]
Grace to the Catholic way of thinking, can and does use as its medium the imperfect, purely human, and even hypocritical. Cutting yourself off from Grace is a very decided matter, requiring a real choice, act of will, and affecting the very ground of the soul. The Misfit is touched by the Grace that comes through the old lady when she recognizes him as her child, as she has been touched by the Grace that comes through him in his particular suffering. His shooting her is a recoil, a horror at her humanness, but after he has done it and cleaned his glasses, the Grace has worked in him and he pronounces his judgment: she would have been a good woman if he had been there every moment of her life. True enough. In the Protestant view, I think Grace and nature don’t have much to do with each other. The old lady, because of her hypocrisy and humanness and banality couldn’t be a medium for Grace. In the sense that I see things the other way, I’m a Catholic writer.

La Gracia, según el modo católico de entenderla, puede -y de hecho usa- como medio lo imperfecto, lo humano sin más y hasta lo hipócrita. Separarte tú de la gracia es una cuestión decisiva que requiere una auténtica decisión, un acto de la voluntad que afecta hasta la raíz del alma. El Inadaptado es tocado por la Gracia que viene a través de la anciana cuando ella le reconoce como su hijo, igual que ella ha sido tocada por la gracia que llega a través de él que tiene una forma peculiar de sufrimiento. El dispararla es un reacción, el horror por la humanidad de ella, pero después de hacerlo y de limpiarse las gafas la gracia ha trabajado en él y pronuncia su juicio: habría sido una buena mujer si el hubiera estado allí en cada momento de la vida de ella. Muy cierto. Desde el punto de vista protestante creo que gracia y naturaleza no tienen mucho que ver entre sí. La anciana, por su hipocresía, humanidad y banalidad no podía ser una mediadora de la gracia. En la medida en que yo veo las cosas al revés, soy una escritora católica.

3 comentarios:

Verónica dijo...

La explicación que da Flannery -todo un clásico- me recuerda al chiste que hace poco metías de un blog americano, a propósito de lo difícil que es para algunos entender a la escritora. Reconozco que me gustan más otros cuentos, pues éste requiere de una iniciación previa. Leído a pelo, te quedas de piedra.

Por lo demás, no deja de resultar paradójica la frase final del Misfit: habría sido una buena mujer si yo hubiera estado ahí para dispararla cada momento de su vida. Lo que parece dar a entender que la anciana mujer como mejor está, a los ojos del Inadaptado, es bien muerta. De ahí que no me cuadre lo de que él también fue tocado por la Gracia. Más bien, la Gracia intentó tocarle, y él la rechazó, así limpiamente, de un tiro. Y persiste en su impenetrabilidad a la Gracia, cuando apunta a que él debía haberla disparado cada momento de su vida. Es decir, que no se arrepiente en absoluto: ¿cómo sostener que la Gracia ya ha hecho su trabajo? Más bien, este hombre se pierde voluntariamente.

Ángel Ruiz dijo...

Bien visto, Verónica: lo que dices tiene peso. La propia Flannery en otro sitio dice que el Inadaptado rechazó la gracia que le venía a través de la anciana, pero el hecho es que con lo que dice -quizá sin pensarlo mucho- está diciendo algo interesante: ella no había encontrado el modo de reconocer la gracia más que en un momento de violencia como ese.

Verónica dijo...

Está claro que la anciana se redime al final. Lo que desconcierta -y cuanto más lo lees, más- es la salida del Inadaptado. Es el rechazo a todo lo que de bueno ve en la señora, cuando ella lo reconoce como uno de sus hijos: la anciana mujer, desde el suelo, intenta tocarle, y él la dispara en ese instante, como si no pudiera resistir su cariño, su roce, su ternura. Es más profundo que todo otro razonamiento. Este cuento tiene resonancias para mí distintas a las que la propia autora sugiere con su explicación -alambicada para algunos-, y va más allá de lo que quizá ella misma intuyó al escribirlo. Quizá eso tiene que ver con el Arte verdadero. Algo así me pasa con "El negro artificial" (este sí, quizá, mi favorito).